Las Tres Preguntas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las Tres Preguntas

Mensaje  Zeoney el Dom Mar 25, 2012 11:17 am

Erase una vez, allá por las épocas en las que las tierras pertenecían a unos pocos, un hombre pobre, de nombre Jack Murphy, que vivía en la región de Connemara, en el condado de Connaught,donde arrendaba una pequeña propiedad a un rico terrateniente de la zona. Pero sucedió, que en una temporada excepcional seguía, al finalizar la cosecha y pagar sus deudas de semillas, braceros y un transporte, el desdichado Murphy descubrió que el resto del dinero, no le alcanzaba para pagar la renta de la tierra, por lo que, contrito, acudió a ver la dueño de la heredad y le pidió que le concediera cierto plazo para pagar su deuda. Sin embargo, al preguntarle el hombre qué plazo necesitaba para pagar, el pobre Jack respondió que no sabía, porque sus únicos ingresos eran las tierras, y hasta la próxima cosecha no tendría posibilidades de hacerlo; al escuchar esto el dueño le dijo:
-Bueno, entonces te daré una alternativa: tienes hasta mañana para responder a tres preguntas que te haré y, si las contestas correctamente, te perdonaré toda la renta del pasado año. Y éstas son las tres preguntas: ¿Cuál es el peso total de la Luna? ¿Cuántas estrellas pueden verse en una noche despejada? ¿En qué estoy pensando en este momento? Y recuerda tienes hasta mañana por la tarde para responderme.
Con el peso de tamaña responsabilidad sobre sus hombros, Jack se dirigió cabizbajo hacia su casa, pensando en el cuestionario, cuando acertó a cruzarse con una amigo, un tal Tim Daly, quien le preguntó que sucedía, ante lo cual el labrador le confió todas sus cuitas, agregando:
- Y mucho me temo que perderé las tierras, porque no creo que encuentre la respuesta a esas preguntas antes de mañana por la tarde.
- Te diré lo que haremos-le contestó su amigo-: El dueño no te especificó que deberías ser tú mismo el que se presentara mañana ante el, por lo que yo iré en tu lugar, y estoy seguro de que podre contestar satisfactoriamente a sus preguntas.
Jack le agradeció efusivamente la oferta, y el día siguiente Tim Daly se presentó ante el propietario, diciéndole:
- Vengo a contestarle las preguntas que le hizo usted ayer a mi amigo Jack Murphy.
- Pues yo pensaba que vendría el mismo, pero acepto tu intervención, así que te repetiré las preguntas en orden. Dime: ¿Cuánto pesa la Luna?
- Pues la Luna pesa ni una arroba más ni una menos que cuatro cuartos de su peso total.
Sorprendido por lo ingenioso de la evasiva respuesta, el hombre la dio por contestada y le planteó la segunda pregunta:
- Ahora dime: ¿Cuántas estrellas pueden verse en el cielo en una noche serena?
- Exactamente novecientas noventa y nueve mil novecientas noventa y ocho, pues anoche cayo una estrella fugaz.
- ¿Y cómo sabes tú la cantidad exacta?-pregunto el hombre, intrigado.
- Bueno, pues para comprobarlo no tienes más que contarlas por ti mismo, y así sabrás que estoy en lo cierto.
Divertido, el propietario dio por respondida la segunda pregunta y le dirigió la tercera:
- ¿En qué estoy pensando en este mismo momento?
- Te lamentas por permitir que yo tomara el lugar de mi amigo Jack Murphy, y piensas que de no haber tomado yo su lugar, te habrías quedado con sus tierras, pues no habría podido pagártelas.
Al oír la respuesta, el propietario rió de buena gana y palmeó a Daly en la espalda y dijo:
- Puedes ir y tranquilizar a tu amigo Jack, y decirle que lo felicito por contar con un amigo ingenioso como tú, que el año que viene puede trabajar tranquilo sus antiguas tierras, y que puede agregar a ellas las parcelas que se encuentran junto al río y que hace ya mucho tiempo que me había solicitado. Y para ti-agregó-, toma estas dos coronas de oro y gástalas a mi salud en la taberna, que no todos los días tengo el gusto de encuntrarme con alguien tan ingenioso como tú.
Y así gracias a la intervención de su amigo, Jack recuperó sus tierras de sembradío, parte de las cuales permitió a Tim que las sembrara, agradeciendo así su meditación asnte el propietario, sin la cual probablemente habría perdido todos sus derechos a trabajarlas.

Lady Augusta Gregory
avatar
Zeoney
Co-Administrador
Co-Administrador

Mensajes : 17


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Preguntas

Mensaje  Alimay el Miér Abr 04, 2012 12:30 am

Fantàstico! Es una excelente manera de comenzar con las historias celtas Wink
avatar
Alimay
Administrador
Administrador

Mensajes : 52


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.